martes, 14 de febrero de 2017

PENSAMIENTOS DE UNA GEISHA KURUWA/5.

Vald‘Es, 1925:

"Puede que esté borracho, señorita, pero por la mañana estaré sobrio y tú seguirás siendo fea". (Whinston Churchill) 


Cuando eres una fanfarrona prepotente pueden pasarte dos cosas. Una, que en un día como este puedas recibir flores y bombones para poner seis kilos y provocar alergia a medio vecindario y aún así estar más sola que la una en el conjunto de horas.
O dos, que el puñetero Valentín se haga el Valentón y te la meta de penalti como te mereces.

Pues eso, vísteme entonces y hazme bonita a tu gusto(.) Y el capullo de San Valentín se lo tomó en serio y me pilló la palabra haciéndome un precioso traje de esclava.

Un mes después del peor día de mi vida vivido, me enfrento al reto de superar "la noche" y ahí está el Amo. Yo no tengo del todo claro si es que él lo hace a posta, le sale de pelotazo porque es un cabrón con mucha suerte o si la que posee la suerte soy yo por tenerle en mi vida. El caso es que está para mi, pese a que la esclava soy yo.

Pasar de ser una mujer dominante, sin reglas establecidas para regirme, más que las propias y de pronto sentirme arrastrada, asida del cabello escaleras abajo a la corte donde ser encerrada en mi jaula... Pero que ye esto? Que alguien me despierte que estoy en una pesadilla.
Y de pronto descubro que hace mucho que no sueño, ni duermo, algo falla aquí.

La guinda al pastel la va a poner el Amo cuando expresa que me ha comprado. Mi resorte dominante salta en seco, este hombre de las montañas ha bajado al pueblo por la feria del ganado y a comprando la gocha más cara.

Le escucho con el corazón en un puño, mis defensas a medias astas, alerta y expectativa, pero dentro de mi jaula. Me he quedado ahí, no deseo que nadie me pregunte aún la razón, estoy porque quiero(.) Aunque el arrastre hasta dentro ha sido brutal.

Escucho atenta lo que dice, analizo cada frase. Algunas me llevan a limites de mi naturaleza que me hacen sentir el vértigo de asomar demasiado y arriesgar el terreno que pisan mis pies del borde del precipicio. Pero me siento segura, si resbalo, la correa me mantendrá sujeta a la mano del Amo.

Él tiene razón en lo que dice, estaba en el mercado pidiendo a gritos que me comprasen, con un precio tasado por mi misma tan alto, que pocos iban a poder de verdad detenerse a calcular el valor de dicho pago. El hombre de las montañas llega enfundando en su abrigo de piel curtida, no regatea, ofrece lo que tiene y ahí va...
Con la gocha pa´sus tierras altas tirando de ella, dos pasos por detrás la Domina convertida en esclava.
La gente al paso se quedan mirando, intentando comprender la escena que ven sus ojos. Planteándose como ocurren estas cosas.

¿Cómo?
Yo no lo sé, solo sé lo que siento. Lo que vivo. Aquello que experimento y se hace experiencia real en mi vida contando como añadido a la sabiduría mundana.
El Amo consigue llevar a su esclava a un estado al que ésta aún no sabe poner nombre. Sentirme suya no solo sexualmente hace que sucumba para bien, del miedo y la desconfianza a un verde esperanza. Y entre susurros, ordenes, azotes y limites que ceden ... Me quedo dormida.
Dormida...

¿Pueden los muertos dormir? Yo creo que sí y resucitar si sueñan el sueño perfecto que les devuelve a la vida.

La esclava despierta cuatro horas más tarde. Ha perdido los calcetines, las gafas de cerca y tiene el móvil dentro del sujetador. Está nueva, el descanso ha sido reparador. Mira el móvil, el Amo ha estado allí, escribiendo, estuvo con ella hasta que se durmió, él, el Amo, se quedó hasta el último momento.

Ahora la esclava ve como duerme y se queda en silencio a sus pies observándolo. Leyendo las últimas frases de éste. Sintiéndose la propiedad más cara del planeta, solo semejante a la rosa del Principito y entonces la esclava sonríe, le deja al Amo una nota que cuenta quien es el Dueño de sus calcetines y vuelve a la jaula, eso sí, cierra la puerta... La corte es el reino ideal para la gocha madre.



Por cierto Amo, usted es contraproducente para la salud de la esclava, le provoca taquicardias emocional.

viernes, 10 de febrero de 2017

PENSAMIENTOS DE UNA GEISHA KURUWA/4.

Alexander Grahovsky · "Protección" 50x70cm pintura digital de referencia del: Foto: Negros Shibari Cuerdas: Nina Russ Modelo: Gorgone [Comprar este IMPRIMIR]


"Si no es bajo su protección, no pongo un pie al otro lado de ese umbral. ¡Que Dios me ampare, el fantasma puede esperarme en la escalera y llevarme consigo al infierno".
(Matthew Gregory Lewis)

Demasiados días de deambulo mental, hasta para una cabecita inquieta como la mía. No me voy a marear más, si he de girar sobre mi misma, que sea impulsada por su fuerza. 
Lo tengo decidido, a pesar de que aún me tiemblan las rodillas, bueno, bajo los pantalones no se nota y aún los llevo puestos. 

Sí, las dominantes también temblamos, un secreto a gritos, pero los cobardes nunca se atreven a comprobarlo. 

Entonces aparece él, trae corbata negra, regresa de una reunión de las dos importantes que ha tenido esa semana. Y sí, me parece el dominante más sensato y a la vez peligroso que me he cruzado. "Verás, yo soy un poco a la antigua usanza... Llevaré corbata negra a dos reuniones que tengo que asistir, por tu madre... Es mi manera de mostrarte respeto y quitarme el maquillaje que tan(m)poco te gusta".

Supe en ese instante que acercarme no iba a ser una buena idea. 
Ese hombre era pura energía gravitatoria y el potencial de mi ego de Domina solo iba a empeorar el aumento de la aceleración. 
Nunca se me dio bien la física, pero tan pronto lo tuve delante, las ecuaciones y formulas se descifraban solas en mi cabeza, después de todo dicen que somos matemáticas, números, puede ser... Yo ni siquiera fui de letras, ni de mirar a las estrellas. A mi lo que me gustaba era dar vueltas con los ojos cerrados y los brazos en cruz, hasta que el estómago se me revelaba y se imponía mi equilibrio...

A oscuras en la habitación de mi trabajo, con el móvil bajo las mantas, chateo con él como una combatiente en guerra que se mantiene oculta a miradas curiosas. Hace más de media hora se me ha caído el móvil de las manos y en dos ocasiones he sentido mis ronquidos imponiéndose al desvelo forzado. Lo estoy haciendo, como cuando era pequeña, mantener el equilibrio, pero casi no me sale y el cansancio se torna fatiga. ¿Lo hago por sumisión, o por dominación? No estoy segura y no voy a gastar energía en pensarlo... O me dormiré y me ganaré unos azotes del Amo.

"Bueno esclava vamos a mirmi. El Amo ahora si necesita descansar".

No puedo creer que lo haya dicho.
Hoy está raro. 
El Amo tiene preocupada a la esclava. Y la preocupación de la esclava pronto pondrá en funcionamiento sus engranajes de domina. 
El Amo tiene muy en alerta a la esclava, y ella está interesada en agradar al Amo, acaba de descubrir un nuevo modo de placer obsoleto. A la esclava le gusta, es como el café muy intenso y filtrado, solo que a través del Amo. Y la esclava sabe que hará lo que esté en su mano por degustar lo más que pueda el sabor que tiene la situación. 

"Que ostia me he dado. Me he dormido con él en las manos",

Lo siguiente que el Amo va a contar a la esclava, hace que ésta gire como un tornado en si. Definitivamente él es energía potencial y me preguntó si Newton pensaba en alguien como el Amo al realizar sus teorías y planteamientos.

Todo lo que me cuenta a continuación no evita el desastre, lo empeora, y para mayor INRI me encanta oírle. Si pasado los cuarenta el típico: "cuelga tú" de la edad del pavo, se transforma en un pantallazo que te atiza el portátil en la jeta porque te has quedado dormido y en unos celos femeninos infundados... Eso significa que las mariposas en el estómago verdaderamente agitan sus alas y que un bondage es la horca ideal para una suicida. 

Amo, ata a la Geisha.
La esclava desea sentirse protegida por el Amo.
Y al Amo, jejeje, le encanta ser un cabrón zurdo. Le encanta la Doma de su esclava.
Y una domina relajada, es una esclava estupenda, la mejor. 





martes, 7 de febrero de 2017

PENSAMIENTOS DE UNA GEISHA KURUWA/3.

tatuaje sámurai de Fernando Alonso:
"Os dieron a elegir entre el deshonor o la guerra, elegisteis el deshonor y tendréis la guerra". (Winston Churchill)

Elegir conlleva aceptar al otro tal cual es. 
Y dejarse amar... También. 
No puede el hombre basar el amor en la capacidad de su dominio sobre éste. Se pueden dominar teorías, en la práctica el deshonor nos impulsa a actos que acaban con la belleza natural de lo que es. 

Haz la guerra honestamente y la esclava se abrirá como flor de loto. 
En su tiempo de madurez, la docilidad será entregada al Amo.


Entre la estrategia y la táctica, el honor deambula, como premio de un estandarte en alza. 
No se ha de tomar por la fuerza lo que ya se posee desde el primer golpe de guante que nos fue arrojado. 

Ni en el Amor, ni en la Guerra, todo vale como tratan los insensatos de hacer crecer a los que piensan demasiado. 
La verdad reside en el interior, toda batalla que ha de marcar historia se desarrolla en el propio silencio. 

Shhhh...

Hay cosas que no necesitan ser contadas.
Ni horas en guerra sufridas cuando hay tanta paz que compartir.







sábado, 4 de febrero de 2017

PENSAMIENTOS DE UNA GEISHA KURUWA/2.



"SI SE PIERDE ENERO, BÚSCALO POR LA FLOR DEL ALMENDRO"(Anónimo)


Enero es como los amaneceres, como es la naturaleza en si, incierta en todos los comienzos. Frenar Enero sería pues un arrebato de prepotencia demasiado osado incluso para alguien como esta que escribe, capaz de plantarse frente al sol y quedarse ciega con tal de domarlo a golpe de pupilas.

No, yo nunca fui sumisa.
A mi ya me parió mi madre dominante, tanto... 
Que a poco muero solo por nacer a tiempo de mi voluntad y no a la de otros. 
No obstante este año, frenar Enero se presentaba un reto imposible incluso para mi. Y lo sabía. 
Durante meses el rechinar de dientes de lo que no se puede enfrentar con garantías de victoria, ni estrategias de resignación. Meses de un lento desangre donde el balde se llenaba lento y el olor a vida inundaba las horas con profesas teñidas de moho y mortandad prorrogada. 

Grité. 
Como tan solo lo saben hacer los que no tienen vergüenza de su desnudez, ni sienten la critica de quienes no están a la altura de comprender inquietudes del alma. 
Y seguí gritando. 
Sin vergüenza y sin esperanzas, difícil combinación para un cóctel de venta a  un publico de recatado paladar. Así que lo tomé de un trago, fuerte, hondo y lo sentí quemar y desgarrar la garganta, el esófago y perforar el estomago. Era el infierno concentrado en un buche. Como un chupito de Tequila sin sal. 
Lo hice, y para mayor INRI sobreviví a la ingesta.

En la jerga del refranero del pueblo de a pie, hay centenares de dichos que con autor o sin ellos, con detalladas interpretaciones o sin sentido que dar; un día llegan a nuestros oídos y nos encontramos de cara a ser los protagonistas en primera persona del conjunto de palabras. 

Le decía esta mañana al Amo mientras caminaba a mi lado en dirección a mi domicilio. "Voy a enseñarte un lujo que tengo en la puerta de mi casa" 
Él no lo podía saber aún, se trataba de un pequeño almendro en flor. Pero al llegar, fui consciente que la noche y la mañana de torrenciales lluvias, con toda probabilidad habrían derribado las flores. 
Mientras me acercaba más, asaltó a mi cabeza ese otro refrán de algún anónimo que dice: flor de almendro, hermosa y sin provecho.

Entonces, llego a la altura de la entrada de mi hogar y compruebo con inmensa alegría que están ahí, resistiendo a las inclemencias del tiempo. Aguantando los azotes de Enero, porque para ello son las flores que coronan el inicio del año. 
Y le digo al Amo: tan delicadas y aguantando las lluvias de esta mañana.
Entonces el Amo sin pausa responde: uhmmmm. Mi Geisha está en su ambiente... Agua, flor, Amo, ella.

Sopla una brisa suave que llega como huracán levantando todo mi intelecto. Me eleva del suelo y me agita, miro en derredor intentando encontrar un punto de referencia que me salve del vértigo y todo se para. 
Sí. Se para. Alguien acaba de frenar Enero en mi, pese a que ya estamos a tres de Febrero.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cita.

Cita.